Vendía dulces en bicicleta para ayudar a su madre, no le compraban y surgió una idea: «UBER EATS. se hacen mandado express a cinco pesos y 10 si me echo una platicada»

Todo un éxito Iker Alfredo Rodríguez Landín es un niño originario de Tamaulipas. Este niño vendía dulces en su bicicleta para poder obtener algo de dinero para él y para ayudar a su familia, pero como nadie le compraba, una mujer de nombre Leslie de los Reyes, quien veía diariamente a Iker, se le ocurrió una idea para que subieran los ingresos del niño. La mujer le ayudó a Iker a poner un anuncio al frente de su bicicleta que dice: «UBER EATS. Se hacen mandado express a cinco pesos y 10 si me hecho una platicada».

La idea fue todo un éxito, pues su clientela aumentó y además se hizo popular en la colonia. Con este anuncio, los ingresos del niño subieron, pues las personas, ahora en lugar de comprarle dulces, le piden que haga mandados en su bicicleta. El niño ha resultado muy eficiente, pues los mandados los hace en cuestión de minutos.

Leslie menciona que ella fue la primera clienta en mandarlo hacer un encargo, cuando los vecinos vieron que el niño hacía mandados, de inmediato le dieron trabajo. Iker dijo que, como no se daba abasto con el trabajo, metió a su hermanito en el negocio y juntos se apoyan. Iker llega a su casa después de un día laborioso con dinero para darle a su madre.

Deja un comentario