Por una fuerte discusión de celos, Ingrid fue asesinada y desollada de la manera más cruel por su esposo en la CDMX

Una fuerte pelea entre una pareja de casados terminó en una horrible masacre en la calle Tamango en la alcaldía Gustavo A. Madero, en la Ciudad de México. Ingrid, de 25 años de edad, fue asesinada por Éric Francisco de 46 años. Eric la asesinó de la manera más cruel posible. La pelea entre esta pareja surgió por un asunto de celos. Vecinos de la pareja escucharon gritos en el interior del domicilio a lo que dieron aviso a las autoridades. Cuando las autoridades llegaron al lugar, vieron salir a un hombre bañado en sangre. Los policías entraron al domicilio y adentro encontraron el cadáver de Ingrid desollada. La joven estaba cortada en pedazos y parte de sus intestinos ya no se encontraban en el lugar.

Las autoridades aprendieron a Éric y lo empezaron a cuestionar, le preguntaron el motivo por el cual había matado a Ingrid: «¿Y por qué fue el motivo que le hiciste eso a tu esposa?» «Te digo que empezamos a discutir y seguimos discutiendo, nos empezamos a forcejear, después me dijo que me quería matar y le dije pues mátame», relató Éric. El hombre señaló que Ingrid se había enterado que él estaba tomando y cuando llegó a su casa, ella lo agredió con un cuchillo a lo que decidió asesinarla. Mas en los peores casos de celos y de coraje, la manera como Éric asesinó a su esposa no tiene ninguna justificación, ya que Éric había señalado que Ingrid lo apuñaló primero.

Éric había cortado a Ingrid por pedazos para poder desaparecerla sin que nadie se diera cuenta. A unas cuadras de la vivienda, las autoridades encontraron bolsas esparcidas en un drenaje y en su interior estaban pedazos de piel y del cuerpo de Ingrid. Los policías le preguntaron; «¿Y por qué la destazaste?», a lo que Éric respondió: «No quería que nadie se diera cuenta». Por ahora Éric permanece a disposición de las autoridades, mientras que la familia de Ingrid recibe atención psicológica y asesoría jurídica por parte de las autoridades.

Deja un comentario