Milicia advierte que se defenderá

Carlos Jesús Rodríguez Rodríguez / SOLO EN el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, las Fuerzas Armadas han sufrido 126 agresiones y como resultado de ello han muerto 11 elementos, algo que es inconcebible, en principio porque los integrantes de la Secretaría de la Defensa Nacional, incluida la Marina Armada de México no son instituciones para combatir a la delincuencia, pero ante la incapacidad de policías Estatales y Municipales fueron habilitados como gendarmes, y bueno, debido a la ola de violencia sin precedentes que se vive en el territorio nacional: ejecuciones, robos, violaciones, extorsiones, secuestros y asaltos brutales, de alguna manera se justifica. Lo que no se concibe es que a la tropa se le ate las manos, y todo porque la religión del titular del Ejecutivo Federal prohíbe la violencia. Por ello a los soldados tácitamente les han ordenado que en caso de ser golpeados en la mejilla izquierda pongan la derecha, una frase de Jesús de Nazaret mencionada en los evangelios de Lucas y Mateo que constituye, entre otras cosas, la enseñanza de no responder al mal con otro mal, sino con el bien, amando al enemigo, algo que los altos mandos del Ejército no están dispuestos a seguir, porque la milicia, aunque es una organización de disciplina, también lo es de honor, y las agresiones de que están siendo víctimas las fuerzas armadas les colocan en un escenario de cobardía que manda un mal mensaje a otras naciones del orbe.

Y ES que este jueves, durante su visita a Chiconcuac, en el marco del aniversario del tianguis de ropa más grande del mundo, el presidente Andrés Manuel López Obrador insistió en torno a las críticas que sus opositores le han hecho por su dizque lucha contra el crimen organizado, en la que el tabasqueño decidió no actuar con violencia sino con apapachos, y aseguró que su estrategia de portarse buena onda ante los delincuentes, resultará, pues citando una historia bíblica, dijo que Jesucristo siempre fue buena onda con sus detractores y así logró salvar al mundo (pero AMLO no es Jesucristo). “Lo que ellos (los delincuentes) necesitan es un poco de amor, comprensión y ternura. Necesitan ser entendidos y atendidos, porque lamentablemente los gobiernos pasados los dejaron a un lado y como se vieron ignorados por la sociedad, decidieron actuar así, pero no fue su culpa, fue la misma sociedad y el medio en el que se desarrollaron” reiteró el Presidente, y aprovechó la ocasión para descalificar a Felipe Calderón, pues aseguró que estaba “bien güey” si creía que el actual gobierno debía haber seguido sus políticas contra el crimen, que no dejaron más que miles de muertos en el País y varias películas de Damián Alcázar. López Obrador dice que su estrategia todavía no puede demostrar cuánto ha disminuido la inseguridad, pues el proceso es paulatino, ya que los abrazos no son una estrategia inmediata, sino que atacan el corazón de los narcotraficantes y los va sensibilizando hasta que solitos renuncian a su vida de mal. “De hecho, ya andamos instruyendo a nuestros miembros de la Guardia Nacional en tácticas de combate que consistan en apaciguar criminales con abrazos y besitos en el cachete para no violar los decretos de derechos humanos. Como decía Benito Juárez, nada por la fuerza, todo por la razón y el derecho” repitió, en tanto repartía estampitas de San Juditas Tadeo.

LA POSTURA de AMLO comienza a ser mal vista no solo por la sociedad agraviada por el crimen sino al interior de las propias fuerzas armadas, porque ya son muchas agresiones, la mayoría perpetradas por iracundos pobladores que son usados por la delincuencia sobre todo en materia de huachicol, pues de acuerdo al general en retiro y diputado Federal priista, Benito Medina Herrera, los grupos criminales ocupan a los pobladores para agredir a soldados, y en ese tenor hace un llamado a legisladores a que se sumen para generar un mensaje enérgico. Y es que 11 militares han perdido la vida y 40 más han sido heridos por defender las instituciones, por lealtad a la patria y al pueblo de México, y eso no es permisible; las fuerzas armadas están para servir y defender a México y a los mexicanos. Dice que si bien son pueblo uniformado, ante la delincuencia organizada y la violencia desatada en el País tienen las capacidades para atenderla y responder a ella, “pero, como soldados y marinos nunca vamos a agredir a ninguna persona del pueblo mexicano y eso desgraciadamente ellos lo saben (el crimen) y lo están aprovechando para poder hacer que nos repleguemos poniendo al pueblo al frente de las agresiones”.

EN ESE tenor, la Secretaría de la Defensa Nacional ya pintó su raya, y en un comunicado hacen del conocimiento de la sociedad que ante la ocurrencia de un delito y en los casos en los que el personal militar o de la Guardia Nacional acudan con el objeto de garantizar la seguridad y paz en el País, y sean objeto de una agresión, se actuará en su defensa legitima conforme a los principios del Uso de la Fuerza y su gradualidad para proteger la vida e integridad física de los miembros de las Fuerzas Armadas, con estricto apego al orden jurídico vigente y a los Derechos Humanos. En suma, los militares se van a defender de las agresiones, y ya la Confederación Patronal de la República Mexicana manifestó su respaldo a la advertencia que lanzó la SeDeNa para responder las agresiones en contra de sus elementos y condenó los ataques de que ha sido objeto la tropa: “queremos expresar nuestro apoyo a las Fuerzas Armadas de México, ya basta de permitir el envalentonamiento de los delincuentes y que se tomen el derecho de agredir a quienes velan por la seguridad e integridad de los ciudadanos”.

EN LA cámara Federal de diputados, solo el legislador del PRI, Héctor Yunes Landa dijo que es lamentable que se les prohíba a los militares defenderse ante las agresiones. “Lo que más lamentamos los diputados federales del PRI es que, además de ello (las agresiones) se siga negando el derecho a la legítima defensa a nuestras fuerzas de seguridad”. Como consecuencia el índice delictivo ha crecido, sólo de la última sesión al día de hoy han habido 345 homicidios dolosos en el país”, aseguró el veracruzano y criticó las recientes declaraciones del presidente Andrés Manuel López Obrador sobre la delincuencia, por lo que celebró que la Secretaría de la Defensa Nacional advierta mediante un comunicado que ante agresiones recibidas por pobladores, los militares pueden responder. Y es que la postura de AMLO ya parece de burla, pues en el Tianguis de Chinconcuac recomendó a las probables víctimas: “Si ven que los están asaltando, no se espanten ni intenten desarmar al ratero: denle un abrazo y platiquen con él, acuérdense que ellos también son personas y no está bien que los veamos diferentes nada más porque se dedican a una actividad ilícita, dijo el Presidente al recomendar darles abrazos a los criminales “para ayudarles a agarra la onda y a sentirse queridos, estrategia que se incluye en la Cartilla Moral”. Vaya caso….

 

OPINA [email protected]

Deja un comentario