Mente sana en cuerpo sano

David Celaya Sibrián / El deporte es la práctica de un ejercicio físico regulado y competitivo, puede ser recreativo, profesional o como una forma de mejorar la salud. Cuando se es joven, lo menos que importa es hacer alguna actividad física. Estudios hechos por el Módulo de Práctica Deportiva y Ejercicio Físico (MOPRADEF) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) dice que los chicos de entre 15 a 17 años en lo último que piensan es en las actividades físicas y menos en su salud, pues la salud para un joven de 15 a 17 años representa un enorme jarrón repleto de miel, al cual sólo han gastado unas cuantas cucharadas.

En la antigua Grecia había mucha preocupación por mantener mediante el ejercicio físico un saludable equilibrio entre las cualidades morales y físicas del joven; el ejercicio era el eje de la educación. El deporte además ejercía una importante labor cultural, ya que alimentaba las ciencias del saber y endurecían sus espíritus.

Hoy en día, en esta era capitalista el deporte, es considerado como un método de interés económico, hicieron de un sublime rito deportivo, que era la base de una estabilidad espiritual en el joven, un circo mediático, demasiado remunerativo.

Lo que se ha perdido en nuestro país, México, es precisamente la preocupación en impartir la enseñanza de las actividades físicas; falta concentrarnos más y darle el valor adecuado a las etapas del crecimiento de un joven, entender bien cuál es la edad adecuada para empezar a brindarle información deportiva, detectar cual es la edad exacta de impartirle alguna actividad física para que, en vez de querer consumir alguna droga, prefiera ir al campo o al gimnasio a entrenar.

Hace falta que copien y retomen la antigua enseñanza griega para formar jóvenes y crear generaciones de muchachos regidos por la moral y los valores.

Deja un comentario