Marcelina, madre de la asesina de la niña Fátima dice que no le permiten llevar ni comida ni agua a Giovana

Cinco meses han pasado del asesinato de la niña Fátima, crimen que se suscitó antes de que brotara la pandemia del coronavirus. Entonces todos los focos estaban dirigidos a ese terrible caso. El tiempo ha pasado y si bien las tantas muertes por coronavirus que ha habido en todo el mundo nos ha distraído del asesinato de Fátima, hoy retomamos el caso. Se supo que Marcelina Cruz Hernández, la madre de la presunta feminicida de Fátima, visitó en el penal de Santa Martha Acatitla a su hija Gladis Giovanna. La madre de Giovanna ingresó bajo estrictas medidas de seguridad. La madre señala que no pudo ni siquiera introducir los alimentos y agua que preparó para su hija.

De acuerdo con la madre de la feminicida, la subsecretaría del Sistema Penitenciario de Ciudad de México implementó diversas restricciones para garantizar la integridad de la procesada, quien ha recibido amenazas de muerte. Marcelina Cruz Hernández dijo que a su hija la tienen en pésimas condiciones.

Cada vez que Marcelina hace una publicación en donde pide misericordia por su hija, las personas le escriben diciéndole que su hija no merece misericordia, a lo que ella responde que es la madre, y el amor de madre es imposible de contener. Marcelina tiene miedo de que asesinen a su hija estando dentro del penal, ella está consciente de la gravedad en los actos de su hija, pero todo eso no le quita la preocupación y tristeza que le causa ver a su hija en las condiciones como está.

Deja un comentario