La escena veracruzana

Marco Antonio Medina Pérez / Gran revuelo han armado los que están acostumbrados a engañar con verdades a medias o a mentir deliberadamente. Ahora se les ocurrió que el Congreso veracruzano, con mayoría morenista, quiere echar atrás el principio de revocación de mandato que es bandera de lucha del Movimiento Regeneración Nacional y que por muchos años ha distinguido las batallas pasadas y presentes del presidente de la República. Y en tamaña ocurrencia piensan que se echará atrás lo que ya está inscrito en nuestra Constitución. Pero vayamos por partes. Las y los senadores y diputados federales aprobamos el año pasado reformas a la Constitución federal en materia de consulta popular y revocación de mandato, cada una con sus particularidades. En el caso de la consulta popular se establecen restricciones, entre otras, la de poner a consulta la permanencia o continuidad en el cargo de los servidores públicos de elección popular (Artículo 35 de la Constitución, F.VIII, N.3º.). ¿Por qué esta excepción?  

Porque la consulta popular como la revocación de mandato tienen diversos procedimientos para llevarse a cabo. En la consulta popular se somete a consideración una decisión, no un mandato. Por su parte, la figura de revocación de mandato es la facultad ciudadana para revocarle el poder otorgado a un mandatario. Y tiene un procedimiento distinto, no es una simple consulta. Pues bien, los diputados morenistas del Congreso veracruzano no hicieron otra cosa que transcribir en el artículo 15, fracción V, inciso c), de la Constitución de Veracruz la misma prohibición establecida en la Constitución federal, de someter a consulta popular la permanencia o continuidad en el cargo de los servidores públicos de elección popular. Los legisladores veracruzanos no establecieron en la Constitución local la figura de revocación de mandato porque no era el propósito de esta reforma y porque tienen que establecer un procedimiento para dicha revocación, distinto de la consulta popular. Veamos: el artículo 116, Fracción I, de la Constitución Federal establece lo siguiente: 

 “I. Los gobernadores de los Estados no podrán durar en su encargo más de seis años y su mandato podrá ser revocado. Las Constituciones de los Estados establecerán las normas relativas a los procesos de revocación de mandato del gobernador de la entidad.” Y el artículo sexto transitorio de la reforma a este artículo otorga a los congresos estatales un año y medio para hacer las adecuaciones constitucionales, a fin de “garantizar el derecho ciudadano a solicitar la revocación de mandato de la persona titular del Poder Ejecutivo local“. Es decir, ¡hasta junio de 2021! En conclusión, ni los diputados locales de Veracruz están traicionando a la 4T, pues sólo se limitaron a redactar de igual manera que sus pares federales las disposiciones en materia de consulta federal, ni se está rehuyendo al tema de la revocación de mandato, pues todos los congresos de todas las entidades federativas tienen hasta el 20 de junio del próximo año para hacer los cambios en sus constituciones.  

Y hasta la fecha ningún estado de la República ha reformado su Constitución Política en este sentido. Lo que se quiere ocultar con toda esta sarta de mentiras son las reformas históricas que llevaron a cabo los legisladores veracruzanos, tanto en el ámbito político (reconocimiento de la conformación intercultural y multiétnica de la sociedad veracruzana), en lo financiero (reducción del 50% de financiamiento a los partidos políticos y ahorro en la celebración de las elecciones), así como en los procedimientos electorales (concentración de las tareas electorales municipales en los distritos, reducción de medios de impugnación y acotamiento del periodo de los ediles de 4 a 3 años). Una reforma como ésta ha pegado duro en la tradicional estructura de poder y dará más posibilidades de construir una verdadera democracia y liberar recursos para el desarrollo de Veracruz. ¡Por eso tanta saña en la mentira y tanta desesperación en exhibir la flaqueza de los argumentos! [email protected] 

 

 

Deja un comentario