Andrés Domínguez, quien desfalcara el patronato UPAV, estrena instalaciones para el CEUX; ¿quién pompó?

Armando Ortiz / Andrés Domínguez Castillo fue presidente del Patronato de la UPAV, es decir de Alianza para el Fomento del Aprendizaje A.C., que es donde se depositaban las colegiaturas de miles de alumnos inscritos en la Universidad Popular Autónoma de Veracruz. Los montos anuales por pago de colegiaturas, títulos, exámenes y otras ofertas académicas rebasaban los 150 millones de pesos anuales. De ahí se pagaba a los asesores solidarios y al personal administrativo de la UPAV; alcanzaba para eso y para más. Eso lo sabía Andrés Domínguez y sus cómplices, quienes se dieron la gran vida con recursos provenientes del alumnado, sin temor a una fiscalización. Parte de ese dinero, denuncian algunos extrabajadores administrativos de la UPAV se utilizó para remodelar un edificio ubicado en Magnolia 47 esquina Ciprés en la colonia Francisco I. Madero de la ciudad de Xalapa. En este edificio se instaló el Centro de Estudios Universitarios de Xalapa (CEUX), quien asociado con el Centro de Estudios e Investigación del Totonacapan ya están ofertando cursos y carreras. ¿De dónde obtuvo dinero Andrés Domínguez Castillo para remodelar este edificio? Esos extrabajadores administrativos señalan que del patronato Alianza para el Fomento del Aprendizaje A.C. Es más, ese edificio había sido adquirido anteriormente por otra persona que también desfalcó a la UPAV y que es posible lo haya cedido para que no le descubrieran sus tropelías. ¿Quiénes son los otros cómplices de Andrés Domínguez? Pues vamos a preguntar en el CEUX y los vamos a encontrar.

Y en el extranjero no creen que López Obrador pueda con la inseguridad en México; duras críticas después del asesinato de los LeBarón

Al ser ciudadanos estadounidenses los LeBarón, miembros de una prominente familia mormona, que hace diez años ya habían sufrido el flagelo del crimen organizado, la prensa de los Estados Unidos está dando cobertura al hecho de la masacre donde murieran 9 personas, incluyendo 6 niños, dos de ellos menores de un año. El periódico The New York Times anotó: “El ataque alarmó a una nación que ya se estaba recuperando de una violencia récord este año, y aunque sus detalles permanecieron turbios, alimentó las críticas a la estrategia del gobierno contra el poder de los grupos criminales”. Este influyente medio estadounidense señaló que recientemente se había dado un enfrentamiento por la aprehensión de Ovidio Guzmán en Culiacán, a lo que señaló: “En ambos casos, se revelaron los crudos desafíos de la seguridad pública, lo que generó dudas sobre la capacidad del gobierno para combatir la espiral de violencia”. Otros medios, como la BBC de Londres, apuntó quela presión sobre el gobierno está creciendo después de un episodio vergonzoso el mes pasado cuando la policía de Sinaloa liberó al hijo del narcotraficante encarcelado, El Chapo Guzmán, luego de que sus hombres los superaran”. Vale señalar que tristemente la masacre acontecida nubla la polémica sobre el golpe de estado que dominaba el pensamiento de los mexicanos en los últimos días.

El pequeño Devin LeBarón, en medio de la masacre escondió a sus hermanos y caminó seis horas para pedir ayuda

Poco a poco se conocen más detalles sobre la masacre de la familia LeBarón, quienes fueron emboscados por miembros del crimen organizado y asesinado al menos a nueve personas, entre ellos 6 menores de edad. Uno de los sobrevivientes, Devin LeBarón de 13 años, en medio de la masacre agarró valor para escapar con seis de sus hermanos, tres de ellos con alguna herida. Devin escondió a sus hermanos en algunos arbustos mientras que él caminó al menos 22 kilómetros, 6 horas de camino para llegar a la comunidad de La Mora donde pidió ayuda. Para ese entonces la comunidad pensaba que Devin y sus hermanos habían sido secuestrados, sin embargo, Devin los llevó a donde estaban. Ahí estaba Kyle, Cody, Xander, Brixon y Jake; la pequeña MacKenzie de nueve años fue localizada más tarde, pues se movió del lugar para buscar ayuda al ver que su hermano tardaba. Seguramente, sin la ayuda de Devin sus hermanos hubieran quedado atrapados en las balas y hubieran muerto. En medio de la tragedia, el heroísmo fraterno de un niño de 13 años.

 

[email protected]

Deja un comentario