AMLO-Cuitl como el zorro y el cuervo

Carlos Jesús Rodríguez Rodríguez / AUNQUE LO ha llamado honesto, trabajador y de buenos sentimientos, y solo le falta decir que es el más guapo de todos los guapos del universo, entre el Presidente Andrés Manuel López Obrador y el Gobernador Cuitláhuac García Jiménez está ocurriendo algo muy parecido a la fábula de “El zorro y el cuervo” de Jean de La Fontaine. Y es que mientras en Palacio Nacional la percepción que se tiene del Gobierno de Veracruz, concretamente del titular del Ejecutivo y cercanos colaboradores es bastante espinosa, el titular del Ejecutivo Federal se desvive en halagos a favor del Gobernante Estatal que para muchos no dejan de ser una especie de chunga, dado que García Jiménez no corresponde a los calificativos del tabasqueño por más que comience a creerse semejantes adulaciones de un hombre que se las sabe de todas, todas. La fábula relata cómo el cuervo que había robado un queso voló hasta lo alto de un árbol posándose en una rama fuera del alcance de los depredadores, pero de pronto pasó un zorro (animales que en la cultura occidental son considerados muy astutos, aunque en la Edad Media se le asociaba con el demonio debido a sus tretas y artimañas). El zorro de la fábula, cuenta Jean de La Fontaine, saludó efusivamente al pajarraco aquel al verle el queso en la boca: -¡Buenos días, señor Cuervo! ¡Qué bello plumaje tienes! Si el canto corresponde a tus plumas, tú debes ser el Ave Fénix-. Al oír aquello, el cuervo se sintió muy halagado y lleno de gozo, y para hacer alarde de su magnífica voz abrió el pico para cantar, dejando caer el queso, por lo que el zorro rápidamente lo tomó en el aire y le dijo: -Aprenda, señor cuervo, que el adulador vive siempre a costa del que lo escucha y presta atención a sus dichos; la lección es provechosa y bien vale un queso-.

DICE LA moraleja que no se debe dar crédito a palabras aduladoras que se hacen por interés, y en el caso de Cuitláhuac García Jiménez, que sabe de antemano que no es nada de lo que dice el Presidente López Obrador, porque no se puede ser honesto cuando se tiene al primo hermano en un puesto clave en finanzas a sabiendas que es nepotismo o a los sobrinos en otros cargos relevantes, ni se puede permitir lo que está ocurriendo en diversas dependencias con las compras y contratación de servicios negociados intramuros, verbigracia Salud, Seguridad Pública, Desarrollo Social e Infraestructura y Obras Públicas, como tampoco se puede ser buena gente cuando no se atiende a quienes solicitan audiencia, como los pobres jubilados y pensionados que demandan ser escuchados desde el arranque de la administración negándose Cuitláhuac a atenderlos, como lo ha hecho, también con los campesinos, y en cuanto a si es trabajador o no, la inseguridad sigue siendo la principal piedra en el zapato de la actual administración, por más que se difundan en redes sociales reuniones a diario del gabinete de seguridad, y en ese sentido, los constantes halagos del Presidente a Cuitláhuac ya despiertan suspicacias.

DE HECHO, hay quienes ya sospechan que el reciente nombramiento que le otorgó el Presidente Andrés Manuel López Obrador durante la XLV Sesión Ordinaria del Consejo Nacional de Seguridad Pública, en donde fue aprobada la creación de la Comisión de Prevención del Delito y Participación Ciudadana para que la presidiera García Jiménez es plan con maña, esto es, una especie de írselo llevando a la capital del País para dentro de un año, cuando hayan pasado dos del actual Gobierno imponer un Gobernador que le ofrezca resultados de cara a la elección del 2021, pues al paso que va el Gobierno de Veracruz lo más seguro es que el Movimiento de Regeneración Nacional pierda las elecciones del 2021 y 2024, pues nadie aguanta tanta y semejante inseguridad, desempleo y ausencia de crecimiento pero, sobre todo, la indiferencia oficial que se rehúsa a reunirse con los gobernados para escuchar de cerca sus conflictos. El cargo fue creado exprofeso para Cuitláhuac, a sabiendas que el xalapeño ignora todo en materia de Prevención del Delito y Participación Ciudadana, algo que en Veracruz no ha sido aplicado, vamos, ni siquiera en prevención de enfermedades, y por ello el resurgimiento del Dengue que afectó a más de 10 mil personas y causó la muerte a 29.

NO ES secreto que criminólogos internacionales están de acuerdo en que los gobiernos, para gestionar adecuadamente los factores de riesgo que causan el delito, deben ir más allá de aplicar la ley y mantener un sistema de justicia penal eficaz, porque eso tiene una mejor relación coste-eficacia (herramienta de ayuda a la decisión cuya finalidad es identificar la manera más eficaz, desde el punto de vista económico, de alcanzar un objetivo), y produce mayores beneficios sociales que las maneras estándares de responder al delito. Pero, uno se pregunta: ¿esto lo sabe García Jiménez? Y acaso los adulares respondan que si, y hasta argumenten que tiene una especialidad, pero lo cierto es que si lo sabe y por ello fue escogido por el Presidente para ese cargo ¿Por qué no lo ha aplicado en Veracruz?. Para AMLO la erradicación del delito consiste en suprimir la corrupción en instituciones de seguridad; marcar frontera entre autoridades y delincuencia evitando componendas y complicidades; sumar voluntades en la construcción de la paz; mejorar el desempeño de policías estatales y municipales, invirtiendo en su formación y capacitación y garantizar el respeto de los derechos humanos, y Cuitláhuac es el idóneo para aplicarlo, según él, acaso porque es 90 por ciento honesto aunque tenga 10 por ciento de experiencia en el tema.

POR ELLO para los expertos visionarios, los halagos de AMLO a Cuitláhuac, lo mismo que el cargo sin importancia que le acaba de crear al interior del Consejo Nacional de Seguridad Pública son una manera de irlo convenciendo de que lo tiene predestinado a cargos de mayor envergadura, y acaso el xalapeño suelte el queso en Diciembre del año venidero dejando el espacio para que el Presidente coloque a un Gobernador que gane la elección del 2021 y prepare el triunfo en el 2024, cuando se renueve la gubernatura, dando cumplimiento a lo que en Veracruz ya se escucha intramuros. Mientras tanto, como el zorro al cuervo le sigue endulzando el oído. Así las cosas…

INMERECIDOS, SIN duda, pero este espacio y quien lo redacta tomarán unos días de asueto. Son, como lo dicen nuestros viejos, tiempos sagrados que se deben dedicar a la reflexión y el buen juicio por lo que representan para quienes somos creyentes, pero Dios mediante nos leemos el año próximo. Los liberales también tienen derecho a no ser criticados en tiempos de Navidad y del nacimiento de un nuevo año. Felices fiestas a todos y no tomen en exceso, pero en caso contrario…inviten. Que el Creador Supremo bendiga a todos, liberales o conservadores. Hasta pronto.

 

OPINA [email protected]

Deja un comentario